Pinceladas Esther

Pinceladas Esther
Dejarnos sorprender por la naturaleza, disfrutando de cada momento, refrescando nuestro ser en lo bello.

domingo, 16 de abril de 2017

FELIZ PASCUA




FELIZ PASCUA





La VIDA 
El AMOR
siempre triunfa a las dificultades






Ayer, sentada en un rato de "sábado" contemplando lo que sucede, esperando poder confiar en que los cambios son posibles y que llegan cuando han de llegar, observé estas pequeñas hojas creciendo en un terreno hostil, pero con tantas ganas de vivir que buscaban la luz... Me parecieron un bonito signo para ese día.

Cuando por la noche celebraba como la Vida, el Amor supera la muerte, el dolor, pensé en estas pequeñas hojas que aún con tantas dificultades, y seguramente, con pocas posibilidades de éxito, allí están creciendo, en busca de la luz que les da posibilidad de vivir.

Que estos 50 días de Pascua, aprendamos y vivamos esta fuerza para buscar la luz allí donde esté convencidos de que siempre hay posibilidad de vida y podemos llegar a ella, y con ello compartir la Vida a nuestro alrededor.

¡Seamos como esas pequeñas hojas que siempre buscan la luz!













sábado, 15 de abril de 2017

Caminemos siempre


Caminemos siempre

Hoy en este día, extraño, sí uno no sabe si quedarse en el desasosiego, sin entender cómo puede suceder lo que sucede, incluso pensar que así será no cambiará nada, una vez más no hay luz, ni sentido.

Pero, cuando uno está en esa situación no puede abandonarse, sí dejarse sentir, escucharse, intentar ver las razones que nos han llevado hasta esta situación... No evitemos el dolor, el sentirnos, pero no nos quedemos ahí.

Incluso al limite del precipicio hay salida, hay luz, uno puede mirar hacia delante, y decidir Vivir, y hacerlo con toda su plenitud, aunque no sepa lo que va a suceder. Hoy, sábado santo toda caminar y dejarse sentir para saber la dirección correcta, pero caminar.

Esta noche todo cambiará pero aprovechemos este día para contemplarnos y dejarnos sentir en este momento de incertidumbre que nos dotará de nuevas esperanzas.

viernes, 14 de abril de 2017

reflexión viernes santo









Un abrazo a la humanidad, en silencio








Ayer nos llegaba otra noticia de dolor, y de desconcierto, una de esas noticias que uno no puede creer y necesita oírla, leerla e incluso verla varias veces para ser consciente de que es verdad, si, ayer, una nueva bomba fue lanzada sobre un país, sobre personas que estaban en sus casas, con sus familias, sus amigos...


Ayer mientras conmemorábamos la cena de Jesús con sus amigos, su última Cena, en la que sirvió y nos dejo un legado de amor y de posibilidad de plenitud, una nueva noticia de dolor inundaba nuestro mundo.

Ayer empezó el silencio, sí, de nuevo esa actitud de profundo convencimiento de que ante tal barbarie no nos queda más que callar, y saber que sólo desde un cambio en cada uno, en lo más interno, podemos transformar nuestro entorno.

Hoy contemplaremos de nuevo una imagen que tenemos demasiado vista, pero creo que hoy, debemos ver la Cruz como un abrazo a la humanidad, a toda la humanidad y a cada uno de nosotros como signo de que sólo el Amor transforma.


jueves, 13 de abril de 2017

Reflexión jueves santo


Compartiendo el Pan

Hoy que es Jueves Santo, ese día en que unos se van a pasar unos días con amigos o familia a recuperar las energías que durante el trimestre han ido menguando.

Otros esta tarde noche también para recuperar esa energía y la motivación que de vez en cuando hay que alimentar, disfrutaremos de una de las celebraciones con más contenido cotidiano de nuestra liturgia.

Si, esta tarde cenaremos juntos, mientras partimos y repartimos el pan para que nos llegue a todos, para que a nadie le falte, nos pondremos al servicio del otro, de aquel al que muchas veces ignoramos o incluso dañamos,de aquel que veo diferente, no sólo para lavarle los pies sino para ofrecerle lo mejor de nosotros mismos, para mirándole ofrecerle el espacio para ser como es, siendo para él un lugar de descanso.

Si, está tarde celebraremos la amistad y con ella, y por ella, renovaremos nuestro compromiso de ser portadores del amor a los que nos rodean.

Unos lo harán en la iglesia otros lo harán en la montaña, el campo o la playa, pero dediquemos un rato a estar juntos y compartir el pan como signo de esa vida vivida con compromiso y amor al otro.

lunes, 3 de abril de 2017



¡¡¡50 años!!!
Sí, parece que no puede ser, incluso alguien lo dudaba esta mañana al felicitarme. Pero, sí, hoy he cumplido 50 años.

Uno no puede evitar mirar su vida, incluso hacer balance, pasan imágenes por delante, uno ve caras, situaciones,... sobretodo he visto y sentido nombres.

Recibes muchas felicitaciones, a esto ayudan las redes sociales, y cuánto bien hace el recibirlas, leerlas, dejarlas sentir en el corazón, dejarse querer, abrazar... sentirse vivo.

Lo mejor de hacer años, es saberse VIVO, saberse amado, y disfrutar de ello.

En esta ocasión, fruto de lo vivido en los últimos tiempos, he tomado conciencia de que además de tener muchos nombres e historias concretas en el corazón, la mayoría de las cuales me hacen sonreír y revivirlas con ternura. Pero en este camino también he tomado conciencia de que no todas las historias me han hecho sonreír, algunas me han hecho llorar, me han dolido, con algunas he aprendido y crecido, otras aún no sé que han querido enseñarme, espero llegar a saberlo. 

Pero de lo que sí estoy convencida y agradecida en lo más profundo de lo que soy es que cada una de las historias compartidas de mi vida, han contribuido a ser como soy, y por todo ello agradezco a cada una de las personas que hemos compartido camino todo lo que ha significado.

¡Gracias por la vida y por tantas y tantas coincidencias!

martes, 28 de marzo de 2017



En este 502 cumpleaños de Teresa de Cepeda y Ahumada, agradecer su vida y todo lo que nos legó.
Con este "Nada de Turbe" que tantas veces nos acompaña a muchas personas para sentirnos profundamente acompañadas por el Dios que todo lo es.

Teresa se sintió profundamente amada y acompañada por Él y es lo que nos ha querido transmitir, más allá de otras muchas cosas que nos legó, su mensaje principal para hoy es que la misericordia de Dios es infinita. 

"Nunca se cansa de dar ni se pueden agotar sus misericordias; no nos cansemos nosotros de recibir" (V 19, 15)


"Sólo Dios basta"

¡Felicidades Teresa!

martes, 21 de marzo de 2017



"Si Conocieras el Don de Dios"

Hay relatos que uno oye una y otra vez, pero de repente, hay un momento en que algo le hace poner atención en esa historia o mejor dicho, en lo que ha resonado en el interior.

Fue el otro día escuchando el texto de la Samaritana que se lee el tercer domingo de cuaresma, conocido texto y porque no, trabajado. 

Jesús cansado del camino se acerca a un pozo en Sicar, allí hay una mujer, samaritana, que va a buscar agua. Jesús le dice “dame agua”, con una petición tan simple y más estando al lado de un pozo, se inicia un proceso de conversión de aquella mujer, ella vivía de espaldas al gran don y mantendrán una larga e interesante conversación.

Las palabras que acaban abriendo los ojos y el corazón de aquella mujer son "Si conocieras el don de Dios".

Quizás estaría bien sentirnos "samaritana", sí, intentar escuchar con el corazón las palabras que Jesús nos dice para llegar a "Conocer el don de Dios" en nuestra vida, y, para que lo reconozcamos cada día.

Dejemos que la palabra de Dios, muchas veces en boca de algún hermano con sed, transforme nuestro corazón y nuestra vida.

                                                                                                             

martes, 14 de marzo de 2017




"Hay que volver..."
Si, no podemos quedarnos en nuestra comodidad, en nuestra zona de confort, para vivir y hacerlo de verdad y en profundidad uno ha de volver.
¿Volver? ¿Volver a donde? ¿Volver a qué?...
Volver a retomar la vida, con todo lo que ella comporta, volver a abrazarla con todas nuestra fuerzas, volver a saborear cada instante...
Volver a hacer lo que sea pero volver con las ganas de hacer brillar cada instante y de que nuestra presencia no sea neutra.
Volver para dejar huella, para que aquel con el que nos crucemos no se vaya igual que vino.
Volver con ganas, con muchas ganas de trabajar para que mañana sea distinto, si puede ser algo mejor.
Volver... del Tabor siempre hay que volver.

lunes, 6 de marzo de 2017



"Mas, como es tan bueno, no nos fuerza, antes da de muchas maneras a beber a los que le quieren seguir, para que ninguno vaya desconsolado ni muera de sed. Porque de esta fuente caudalosa salen arroyos, unos grandes y otros pequeños, y algunas veces charquitos para niños, que aquello les basta, y más sería espantarlos ver mucha agua; éstos son los que están en los principios.
Así que, hermanas, no hayáis miedo muráis de sed en este camino. Nunca falta agua de consolación tan falto que no se pueda sufrir." CP 20, 2

En este inicio del tiempo que vivimos, un tiempo en que se nos invita a parar, a contemplar especialmente cómo nos situamos, como leemos nuestro día a día para poder vivirlo más a fondo, para que cuando llegue el momento de celebrar, seamos conscientes de lo vivido y del camino recorrido.
Me llegó este texto de Teresa de Jesús, que les dice con gran pedagogía a sus hermanas que han de vivir sin miedo porque han de saberse amadas en la profundidad y en la justa medida que cada una de ellas puede admitir y disfrutar, ni en poca ni en demasía.
Justas palabras en un tiempo incierto, en el que el miedo puede apoderarse de uno y por ello, no encontrar el agua necesaria, que seguro está , porque "no nos fuerza, antes da de muchas maneras de beber" pero eso sí a los que quieren recorrer el camino.
Me inspira pensar que también nosotros hemos de ser agua para el sediento pero hoy, sé que lo que toca sentir y vivir es saber que hay un arroyo, fuente, ... o charquito para cada uno en el camino que recorremos. Pero hay que estar atento a no pasar de largo.
Saber disfrutar de todo lo que la vida nos da.

lunes, 20 de febrero de 2017

"Lo mejor de todo es estar vivo"

Gracias Adolfo por tu humildad y confianza.

Hace unos días fui a visitar a un amigo que acababan de trasladar a una unidad de cuidados paliativos cerca de Barcelona para que en los últimos días pudiera estar acompañado de las personas que para él habían sido importantes.

Cuando salimos afuera para que se fumara uno de sus últimos cigarrillos, hablando de su situación y del motivo por el que estaba allí, le propuse pensar en las cosas buenas que recordaba haber vivido. «Esther, ¡lo mejor es estar vivo!» me dijo sin pensarlo y creo que sin ser consciente de la gran verdad que estaba diciendo y de la gran lección que me llevé aquella noche en el corazón.

Adolfo era una de esas personas que la vida no ha tratado muy bien. Desde niño vivió situaciones que no favorecieron su autonomía ni su felicidad. Con una patología mental grave aunque compensada, un largo recorrido de vivir en la calle y en situaciones precarias. Esos fueron los motivos por los que llegó a nuestras vidas.

Al inicio nada fue fácil, hasta que fuimos conscientes de que no era un problema de actitud, sino de enfermedad, de incapacidad… Una vez tomamos consciencia de ello, descubrimos una persona dócil, tierna, confiada… con la que pudimos trabajar de manera sencilla los hábitos de la vida diaria que había perdido. Aún recuerdo cuando descubrió lo bien que le sentaba la ducha, o no dormir siestas eternas.

Pero este no fue el fin de una vida llena de dolor. Parece que no todos descubrimos lo mismo en el mismo momento. Los que seguían pensando que tenía un problema de actitud y que, por tanto, podía cambiarla con voluntad, le acompañaron a hacerlo, dejándolo sin el apoyo que para él había supuesto la única época de tranquilidad que recordaba.

Si, volvió a la calle, a dormir en cualquier rincón, a no comer, a necesitar evadirse de la realidad de la única forma que conocía, tomar distintas sustancias, a no tomar la medicación que le permitía cierta estabilidad y tuvo diversos ingresos por urgencia.

Pero de repente una nueva luz apareció en su vida cuando estuvo durmiendo en uno de esos lugares que consiguen dar un poco de paz a quien la busca a pesar de no tener nada, ni creer poder encontrarla. Una noche apareció por Vincles, un proyecto muy especial de la compañía de las Hijas de la Caridad. Fue en ese lugar, junto con el apoyo de otras trabajadoras sociales de otros servicios, donde pudo reencontrar cierta estabilidad.

En agosto se instalaba en la que iba a ser su casa durante un periodo, no sabíamos cuánto. Era una granja en el campo, donde le cuidaron, se sintió querido y empezó a mejorar. Estaba contento.

El día 31 de diciembre, tras un ingreso de urgencias en el Hospital de Reus, fue diagnosticado de cáncer de hígado y de páncreas. Debido a su estado excesivamente débil no había posibilidad de tratamiento y al parecer no le quedaba mucho tiempo.

Y así, en menos de quince días, Adolfo dejaba de vivir, de sufrir, pero también de soñar, pero lo hacía convencido de que a pesar de su historia lo mejor de todo es estar vivo, vivir. Lo dijo con esa ingenuidad que le caracterizaba, con esa con la que uno puede aprender, valorarlo todo y parece ser que también a agradecerlo todo.

Esther Borrego Linares
publicado en Ambit Maria Corral. http://www.ambitmariacorral.org/2017/02/lo-mejor-es-estar-vivo/?lang=es